CASA DE TE EN SHANGHAI

By | Blog

El estudio de interiorismo Office Coastline fundado por los arquitectos chinos Zhenyu Yang y Zhenyan Wu junto con el arquitecto japonés Akihito Matsushita, quien dirigió este proyecto han realizado una casa de té precioísima en Shanghai, China, para “Genshang”.
Ubicado en el primer piso de un complejo comercial en Madang Road, en el centro de Shanghai, con 198 metros cuadrados. Combina una tienda, un bar de té, un comedor y una sala de estar.
Según el cliente que quería transmitir ” un lugar donde la vida lenta pudiera contrastar con la vida diaria acelerada”
Para empezar, la entrada interpreta el color de su marca, utilizando el cobre.
En el interior, nada más entrar hay un pequeño “escaparate” y una zona para dejar los abrigos. Esta zona se independiza del resto gracias a unas cortinas en color rosa. También haciendo un guiño a la interpretación de la marca.
El mostrador llama realmente la atención por lo largo que es, junto con el techo abovedado y las luces colgantes de cobre hacen el espacio realmente impactante y acogedor. La barra revestida de piedra y madera gris forrada con taburetes de cuero y respaldada por un panel de hormigón estriado.
El mobiliario en madera clara y de diseño personalizados como las mesas del centro inspirándose en la forma de un pastel.
Detrás de las puertas de malla abatibles con paneles de vidrio y caña, se encuentra el salón. Tiene un techo abovedado curvo y un sofá largo que se extiende a lo largo de la pared. El banco diseñado con reposabrazos de caña y tapicería de cuero color canela se extiende por la pared opuesta a las ventanas. Las paredes están revestidas en paneles de hormigón acanalados con tres paneles de espejo de cobre.
Las puertas pueden cerrarse cuando se requiera para reuniones y pequeños eventos.

Sin duda un proyecto donde los detalles son los protagonistas.

 

UN BONITO APARTAMENTO DE PARÍS

By | Blog

En la ciudad de París existe una vivienda donde el encanto y los detalles están presentes desde que entras por la puerta. Es una vivienda de 100m2 diseñada por el interiorista Charlotte Fequet. Se hizo una reforma completa donde se conservo las molduras y las chimeneas.

El salón abierto a la cocina donde destacan los toques dorados, sobre todo la celosía en bronce envejecido que separa ambas estancias. Ese mismo patrón se repite en la cocina utilizando solamente el dorado como detalle.

En el salón la pieza clave es el sofá amarillo de pana. Muchas de las piezas son de Puces de Saint-Quen París, un mercadillo de París donde se venden productos de segunda mano, otras son piezas claves como la silla Emaes, la mesa Tulip, la lámpara de Cannage.

Un dato curioso es la cocina de Ikea, que fue pintada por un especialista para que tuviera ese color azul a juego con las cortinas.

En el dormitorio el protagonista es el papel pintado de Anabo, un estilo con tema tropical y el armario en el mismo color que el papel, consiguiendo así mayor profundidad en la habitación.

La habitación de los niños es maravilloso como separa ambas habitaciones. Una cristalera con perfil en azul clarito que hace que cada habitación sea más grande lo que realmente es. Las dos habitaciones son muy parecidas, predomina el blanco, un papel pintado igual en cada habitación, la misma lámpara en las dos habitaciones, un animal totémico de Le petit Souk en la puerta de cada habitación y el suelo de espiga pintado en color blanco para diferenciar este espacio.

El baño con una ducha al ras del suelo y destacando como en el resto de los espacios el azul (Mosaic del Sur) y el dorado.

 

CASA CON MUCHO ARTE

By | Blog

Parece que el buen tiempo ya llego y a mi me apetece mucho mostraros diseños fresquitos. Esta casa se encuentra en Lanzarote y la verdad, me tiene enamorada y es que hay detalles por tooooodos los lados.

La vivienda esta diseñada por Pepa Poch, reconocida por sus trabajos como pintora y ceramista, por sus numerosas exposiciones en el mundo entero y también por ser miembro del prestigioso organismo de tendencias londinense The International Colour Authority, una organización que publica las tendencias de color para las próximas temporadas.

El espacio es neutro pero las influencias de la isla no pasan desapercibidas y los detalles artísticos tampoco. Las paredes y el suelo son de microcemento, con un suelo en tono tierra y paredes en color arena blanca. Los protagonistas de la casa fueron los platos cerámicos creados en Sargadelos, la histórica fábrica de Lugo. Son piezas únicas con formas y diseños diferentes que dan alma al espacio.

Destaca la madera natural como la de la mesa del comedor diseñada por la interiorista y las sillas que son de Reydimobel.

En cuanto a los detalles no pasan desapercibidos como por ejemplo la mesita creada en tronco natural junto con el sofá de obra, con cojines de lino y algodón, y la vajilla con dibujos de oro de 12 kilates y negro lava todo creado por Pepa Poch.

La cocina, con panelado y madera de carpintero, es otro de sus diseños exclusivos. La iluminación, manteniendo el estilo de toda la casa es de Faro.

En dormitorio se separa del baño por unas grandes cortinas. En el baño también vemos detalles de platos de porcelana incrustados como en el resto de la casa. El lavabo es de microcemento que parece que nace del suelo y el inodoro también ha sido delicadamente seleccionado, en un tono cal para que encajara con el resto de la casa.

En el dormitorio a modo de cabecero se encuentra el cuadro Aita, también de la diseñadora Pepa Poch, un óleo sobre lienzo de lino con oro. En el suelo se han incrustado tablones de árbol en el microcemento y el armario es de obra, con paneles de madera pintados, planteando un juego de materiales con las columnas de madera incrustadas en techo y suelo.

En el exterior, pérgolas de madera a juego con los taburetes de Reymobel y la jardinera en el muro de cal donde nos encontramos con unos maravillosos Cactus del vivero Flower Power.

La diseñadora se encargó también de crear el diseño de la piscina de agua salada y la reja de hierro con forma de hojas de palmera en la ventana.

CARÁCTER PERSONAL

By | Blog

La arquitecta Ester Bruzkus diseño su ático de 78m2 en Berlin, en el primer edificio de apartamentos construido después de la caída del muro de Berlín en Prenzlauerberg. Con un estilo muy personalizado. Diseño, funcionalidad, creatividad y estilo hacen de esté ático una vivienda con carácter. Ester Bruzkus lo llevo a cabo junto con la colaboración del Studio Coucou.

Todo el proyecto esta muy pensado para que parezca lo que es, es un estilo desenfadado. El color es uno de los elementos más importantes, la iluminación de PSLab, se ha cuidado especialmente y los muebles son todos personalizados además existe un almacenamiento pero oculto, hay armarios aunque no lo parezca.

En el salón el sofá juega un papel super importante, también personalizado en tonos rojos y rosas acompañado de una alfombra bereber de Thomas Wild. Desde el salón llegamos a la terraza un espacio super chic con mucha alma.

En el comedor la mesa de Memphis Melon en verde menta junto con las sillas Wishbone y Elbow en negro de HansJ. Wegner para Carl Hansen& Son. Los tonos verdes y rosados ​​en el comedor se recogen en el salón, el primero por el color de una sección de pared y el segundo por el lujoso sofá de diseño personalizado en rosas rojizos.

La zona central realizada en roble divide la cocina y el dormitorio. La cocina con una encimera de terrazo en gris, muebles bajos en rosa y grifería de latón de Vola y el dormitorio lleno de luz, donde juega con el color rosa en la pared, mismo color que la cocina.

El baño, que se encuentra integrado dentro de esa caja central creada, está revestido con un terrazo de mármol gris claro, papel pintado de Cole & Son, iluminación de PS Lab e incluye una bañera a medida también de terrazo. El lavabo es un bloque de mármol. Cuenta con dos puertas, una que permite acceder desde el dormitorio y otra que conecta con el salón.

Según Esther ha creado “cajas dentro de cajas” todos los espacios están conectados pera cada uno mantiene su personalidad.


HOTEL PANACHE

By | Blog

Hotel Panache se encuentra en un edificio del siglo XIX con siete plantas y 40 habitaciones, ocupa la esquina de una calle del centro de la capital de París.

Diseñado por Dorothee Mejlichzon ganadora de Diseñador del Año en Maison & Objet París en septiembre de 2015. Diseño este hotel para Adrien y Julie propietarios también del Hotel Paradis, otro precioso Hotel de París.

El mayor reto de la francesa fue sacar lo mejor de la forma triangular del hotel que rinde homenaje al edificio Flatiron Building de Nueva York.
La única instrucción que le pusieron fue hacer algo nuevo

El hotel se caracteriza por un estilo modernista haciendo referencia al Art Nouveau, con una paleta de colores que van desde azul marino, verde esmeralda y gris antracita sobre blanco y estampados geométricos y elementos de bronce unen la decoración de una habitación a otra, de un piso a otro.

Las habitaciones se caracterizan por tener un papel diferente en cada habitación, además detalles importantes como el teléfono de toda la vida, los interruptores de luz Bauhaus y el cabecero tan espectacular.

Los propietarios son super detallistas y si tenéis hijos pequeños y os alojáis en el hotel , os pondrán un tipi en la habitación.

En el restaurante destaca los asientos de terciopelo, las lámparas de vidrio soplado y el mostrador de madera de nogal se combinan con otros elementos de mármol y de latón. La paleta colorida está formada por tonalidades azul marino, gris antracita, rosa pálido, ámbar y negro.

Dorothée Meilichzon dice “Traté de adaptar el estilo Art Nouveau a nuestra época y de añadir mi toque personal” . “El hotel captura el espíritu parisino y su energía efervescente. Tiene personalidad y algunos defectos pero es lo que hace que sea un lugar único”, concluye Adrien Gloaguen.